Garbel

Description

La calle entra hasta la cocina.

La entrada la preside un gran mural de graffiti de 5 metros de ancho que invita a entrar a un local amplio con cuatro zonas separadas para disfrutar según la hora y el ánimo del momento. Obra del artista Nicolás Villamizar, este imponente dibujo de trazadas superpuestas y una moto de 125 cc captan la atención y dan la bienvenida a un espacio que evoca la sensación de estar en la calle.

Al fondo, la zona chill out, más relajada, con mesas bajas de nogal, sofás y una iluminación más tenue la prefieren las parejas o grupos para las meriendas o primeras copas. En una tercera zona, más amplia, privada y pensada para las reservas, se aprecia bien la baldosa hidráulica, guiño a la estética original pero con constantes referencias a la arquitectura moderna, como el suelo de gres porcelánico que imita al cemento pulido.

Una carta pensada para compartir

Su carta, breve pero bien estructurada, refleja la misma sintonía con la que su fundador abrió las puertas de Garbel; una oferta pensada para compartir, comer de manera informal pero sin renunciar al buen producto. Respetando esa filosofía, Garbel cuenta con una selección de bocadillos elaborados al momento con panes personalizados de 15 centímetros como el clásico de calamares pero servido con pan negro; pollo con verduras servido con pan de curry; de tortilla con pimientos verdes o de roast beef, berenjena y brie.

Las tardes en Garbel

Son también momentos para disfrutar frente a jugosas meriendas que van variando, aunque triunfa el bizcocho de chocolate con nueces, el de manzana, la tarta red velvet y la de zanahoria. A estas propuestas se suman también una amplia carta de cafés Nespresso con recetas especiales como café a la menta; caramelo y frambuesa; bombón, petit dejeuner, ice vanila o cookies & cream.

C/ Infantas, 28 – Madrid

Visita su página web aquí

Details

Category

Launch Project